Seleccionar página

Un estudio vincula una enfermedad de las encías con mayor posibilidad de fallecer por Covid-19

Una investigación internacional ha relacionado la infección severa por coronavirus con un riesgo elevado de muerte si hay periodontitis, una patología que puede afectar a unos ocho millones de adultos en España y el 12% de los casos severos se da en adultos mayores.

La lucha contra la Covid-19 incluye conocer los principales factores de riesgo que pueden llevar a tener un cuadro grave con riesgo de ingreso en la UCI o cursar, por desgracia, en la muerte. Uno de los descubrimientos más recientes es la relación directa entre la piorrea (denominada también periodontitis) y tener nueve veces más posibilidades de morir por infección de coronavirus. A esta conclusión han llegado investigadores la Universidad Complutense de Madrid, de la Universidad McGill de Montreal y la Universidad de Qatar y así lo han recogido en artículos publicado el 1 de febrero de 2021 en la revista científica Journal of Clinical Periodontology.

La periodontitis se asoció, gracias a esta investigación, con un aumento de los niveles sanguíneos de biomarcadores relacionados con los peores resultados de la enfermedad. Las personas con piorrea presentaron altos niveles en sangre de marcadores relacionados con los peores casos de Covid-19 como el dímero D, el recuento de glóbulos blancos y la proteína C reactiva. Esto, han informado desde la fundación SEPA, lleva a tener una mayor probabilidad de desarrollar una respuesta inmune e inflamatoria aberrante, la llamada «tormenta de citoquinas» que produce el rápido deterioro de muchos pacientes de coronavirus en especial con los hospitalizado con neumonía o aquellos que necesitan ventilación asistida.

Elevada prevalencia de la enfermedad periodontal

Hay 8 millones de adultos en España con enfermedad de las encías o periodontal

 

En España, según datos del Consejo de Dentistas, hay ocho millones de adultos con enfermedad de las encías o periodontal y dos millones de estos tienen piorrea severa. A nivel estadístico hay que destacar que última Encuesta de Salud Oral en España, realizada en 2020, detectó que del 25 al 34% de adultos tienen bolsas periodontales. Estas son de carácter severo en el 8% de los adultos jóvenes y del 12% de los adultos mayores.

La piorrea o periodontitis una patología irreversible que se puede detectar en las etapas tempranas. Se puede prevenir manteniendo una correcta higiene dental y un estilo de vida saludable haciendo ejercicio siguiendo una dieta equilibrada y evitando, sobre todo, el tabaco y el alcohol.

La periodontitis es la fase más avanzada de la gingivitis, la inflamación de las encías. Su aparición puede ser por muchas causas, incluso hereditarias y produce la acumulación de la placa bacteriana que lleva a la presencia de sarro que genera irritación e inflación de las encías, pérdida estructural de las encías y, finalmente, a la pérdida de piezas dentales.

El principal hándicap que tiene esta patología es que está infradiagnosticada por lo que seguir una higiene dental diaria y correcta y acudir a las revisiones del dentista es crucial para detectarla a tiempo.

Atención al color y al sangrado de las encías

Las encías sanas son de color rosa pálido y rodean los dientes a la perfección

 

La señal de que hay una enfermedad periondontal –gingivitis o periodontitis- está en el estado de las encías. Si estas son de color rosa pálido y rodean los dientes a la perfección, sin signos de inflamación en los bordes o tonos más oscuros del rosa, es que las encías están sanas. Sin embargo, si las encías están de rojo brillante u oscuro, o hinchadas, están sensibles al tacto, sangran con facilidad o sangrar al cepillar los dientes hay que acudir al dentista para empezar el tratamiento que permita mantener la salud dentaria.

Otros signos son: el mal aliento, pus entre los dientes, dolor al masticar, más espacio entre los dientes o un cambio en la unión de la dentadura al morder.

Las causas que favorecen la aparición de la enfermedad dental, entre otras, pueden ser: hereditarias, una mala higiene dental, tener una nutrición inadecuada con deficiencia de vitamina C, cambios hormonales, fumar, tomar alcohol, consumir drogas recreativas o padecer enfermedades como la diabetes, la artritis reumatoide o la enfermedad de Crohn.

Si en la revisión anual dental el dentista detecta que hay enfermedad periodontal dará las pautas para impedir su avance y establecerá un calendario de revisiones que, dependiendo de cada caso, suele ser de visitas regulares programadas cada seis o doce meses.